Palabra patrimonial

Las palabras patrimoniales proceden, directamente, del latín. Se caracterizan por haber experimentado los cambios fonéticos propios de la evolución del latín al español, hecho que explica su falta de semejanza con los términos de origen. Por ejemplo, el verbo rezar es una palabra patrimonial que procede del latín rogare.